viernes, enero 06, 2006



Homero Pumarol


Homero Pumarol (República Dominicana, 1971). Es abogado de profesión, aunque nunca se ha colgado la toga en sus 34 años de vida. Ganador, en 1996, del Premio de Poesía Pedro Henríquez Ureña con Orador de opio, Homero también ha publicado Cuartel Babilonia (2000) y otro libro cuyo título ahora se me escapa (¡ayúdame, Arturo!). Además le regaló un texto al compilador de la Antología de la poesía latinoamericana del siglo XXI (México, 1997). Vive en Coyoacán, Ciudad de México, adonde se la busca como publicista freelance. NR

Miles Away

Una trompeta negra vuela
a través de las paredes
de un edificio vacío.

Va más rápido y más lejos
que esta pobre noche de concreto
con todas sus ventanas rotas.

El polvo en el suelo es renovado,
letras saltan de los libros viejos
y ahora cada objeto habla del dulce
y dorado olor del maravilloso sonido.

¿Qué haremos cuando pare?
Pregunta el clavo a la pared.
Yo no sé, yo no sé, dice el martillo.

¿Qué haremos cuando pare?
Repiten las botellas, yo no sé,
llenando los pasillos y las escaleras.


foto: cielonaranja

3 comentarios:

  1. EL BOBBY12:07 a. m.

    MUY BUENO ESE POEMA DE HOMERITO

    ResponderEliminar
  2. El libro de Homero se llama "Second Round" (2003), que no aparece por parte! a no ser que intervenga el medium por excelencia: Miguelín D. Mena. El Pumarol está de vuelta en los 3/4 de isla y en plan freelance, pásese por su blog que hay poemas nuevos, con pique y sin pique y con tajá de aguacate
    http://hugodechina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Gente, esto esta bueno:

    Postcard

    Lástima que no puedas ver el rompeolas
    Ni las gaviotas ni los pescadores negros del malecón
    Ni los barcos con nubes en el muelle como en cualquier postal
    O el café con vista al mar y ruinas de turistas fumando,
    Bebiendo, comiendo por primera vez haitiano.
    Aquí el tiempo pasa como se le antoja
    A dos o tres políticos, un cura y un embajador.
    Como hace tanto calor,
    Lo que haya que hacer se hace borracho.
    Igual que en cualquier provincia
    Encontrarás mucha gente dispuesta a reconocer
    La parroquia como el ave nacional y muchas mujeres solas.
    Aquí cualquier puta te invita un café.
    Por más que limpien las palmeras
    Por más grandes que hagan los letreros
    Cada año un coco mata un alemán.

    http://hugodechina.blogspot.com/

    ResponderEliminar