miércoles, febrero 22, 2006

Erótica de León Félix

Mi enllave León Félix Batista (Santo Domingo, 1964) es poeta y traductor. Ha publicado cuatro libros de poesía: El Oscuro semejante (1989), Negro eterno (1997; México, 2000), Vicio (1999; Buenos Aires -con el título de Crónico- 2000) y Burdel Nirvana (2003). Una parte de este último poemario, con el título de Torsos tórridos, ganó Mención Especial en el Concurso Hispanoamericano de Poesía Diario de Poesía/Vox, Argentina, 2000. Aparece en cerca de 10 antologías de poesía en Santo Domingo, Europa y Estados Unidos y ha sido traducido al inglés, portugués e italiano. Sistema entrópico, rizomático, la poética de León artificia moradas aparentes dentro de las cuales la realidad es sólo una de tantas imposturas. Poesía subversiva que mueve por su garra y singularidad. Enjoy. NR


Casaca de gamuza en mi página de croquis


Preciso ejercitarme en el frote (casi raso), estamento superior: la yunta más tenaz (se implican y deshacen) de axilas con el torso, velando su profunda valencia y espesor. Aquí ya escora yesca en agentes naturales cuyos constituyentes son todos transitorios. Se va, se me dilata: evadida por la otra extremidad de lo real. Amarillo macilento, es todo mi catastro, bajo el espacio denso en que se da su trayectoria.

Bajimama


Cercenamiento basto, brutal escotadura: apenas hay mensajes que descodificar. Prender es muy flexible (reprime sólo en bloque y el resto es albedrío y amplio ardor). En una axila encuentro la pez de la gimnasia, tal vez como su gesta liminar. Defino su analítica: los diques de un baldío y un agreste galope si aclaras su fermento. Pero debo (nupcial) constituirle un género, sustentarlo en una especie: como un cantón prolijo dispuesto a lo templado e intensa quemadura extendiéndose festiva. Precoces cataclismos del busto salpicando, profunda expiración e islote del ombligo. La lógica del cuerpo es si la desnudez germina a la intemperie.


Una llaga lateral
 
Avecina infinidad, pasar precipitado, debido a la dinámica de un fémur. Un sólido distiende aberturas en escuadra refugiándose -furtivo- tras compuertas. Conquistar autonomía de la inanimidad: el juego de una pierna bajo su falda tubo con un recorte al bies: erectísimo talante radicándose en mi frente con mil exposiciones efectivas. Expondré su evolución (por lo menos a mi escala) y su mejor progenie: un largo acoplamiento (el contorno del motivo) y trigo al ladear.