viernes, julio 09, 2010

“El carrusel suspendido” (fragmento) 

En esta noche no oímos nada;
ni el aliento atenuado de las cañerías,
ni el vapor de los autobuses,
ni las calderas y los silbatos.
El viento nos susurra a las espaldas
mas no sabemos
por qué el corazón se nos dispara
ante la oscuridad que gira,
y desbanda nuestro sueño
por las estrellas hasta el silencio.
En la noche gritar ya no interesa;
que grite el desvalido,
el que siente que su vida está arruinada,
el próximo a morir, el ultrajado.
Gritar ya no interesa en esta noche;
no oímos nada porque el temor nos ensordece,
nos confunde la quietud con el ahogo.

de Magia (2010) de Salvador Alanis

Toronto esconde grandes sorpresas, sobre todo las que tienen que ver con la poesía. El mexicano Salvador Alanis (1964) es mi último y grato hallazgo en la ciudad junto al lago. Su poesía, de toque tan leve como denso, me cautivó de inmediato. Salvador es autor de Fragilidad de las fronteras (2009) y De cuerpo presente (2008). También hace públicos sus devaneos en un interesante blog: salvadoralanis.com. Sobrevive la marcha aleve de la urbe con su adorada Ximena y dos traviesos y encantadores escuincles. NR


No hay comentarios:

Publicar un comentario