martes, febrero 18, 2014

Amores bizarros

Hay libros que se parecen a esos amores bizarros que sobreviven en la memoria como un limo pacífico. En el archivo de esos textos de mi historia está Versión, un librito de David Huerta del 1978. Mis amigos entendidos en poesía apenas lo reconocen entre la prolífica obra del mexicano, pero a mí me dio duro. Aquí un poema de Versión en homenaje a Huerta, por regalarme otra vez la sorpresa. Enjoy...

Preceptos materiales

En mi corazón están los labios de la materia,
la noche confusa de sus vértices
y sus tendones y sus vaticanos de tenue droga,
de radiante eficacia, de cavidades últimas.

Ahogada en mí la materia, su peso
definido y continuo: bajo mi cuerpo húmedo
y rezumante, congregado en el espacio claro
donde me encierra, volumen o fulgor.

Lo mío se desprende con la materia:
pulso de círculo, bóveda sanguínea
o recta difusión de una tenaz arboladura.

Soy la ciudad y el surco de la materia,
su imagen: respiro en este fantasma
que va tocándome con dedos numerosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario